Carta a los Reyes Magos

Volver a la página principal

Queridos reyes magos:

    Ya que la sociedad de consumo actual no es capaz de ofrecer soluciones para todos mis deseos desatendidos, quien mejor que vosotros, dueños de la magia. Por una vez, podréis hacer bien vuestro trabajo, y en vez de acudir a los playmobils, dinosaurios, legos varios y exin castillos, le podréis echar un poco de imaginación a vuestras tareas. Que conste que también miro por vuestra necesidad de autorealización. No todos mis deseos iban a ser egoístas.

    ¿Qué cosas quiero? Quiero que alguien me componga una canción y que me la cante a solas, que yo sea el único público. Quiero cambiar de sexo por tiempo ilimitado. Primero, sólo por probar. Luego, por si acaso me gustara. Quiero coraje para que nada me derrote. Los enemigos externos no me dan miedo, porque siempre podemos huir, pero los demonios internos muchas veces tienen sed de venganza, y nunca podemos huir del interior de nuestra cabeza. Quiero ser verdaderamente libre. Ya se que no llevo cadenas, pero todos tenemos dependencia de algo, y yo no quiero eso. Quiero venganza por los nunca vengados. Sólo unas gotas de justicia que salpiquen todo el mundo. Porque no sé a quien le llevásteis el oro, el incienso y la mirra, pero para mí que ese no era Dios. ¿Qué pensáis? Es que, si yo fuera vosotros, me tocaría las narices llevarle unos regalos tan valiosos: a) a alguien que no existe b) a alguien que si existe no se lo merece ni lo más mínimo.

     Quiero que me traigáis una llave que abra la puerta de los condenados. Pero no de todos, recordad que antes tamibén os pedí justicia. Sólo la de aquellos que nacieron condenados, viven condenados y, si no hacéis algo, morirán condenados legando esa condena como herencia a sus hijos. Y, por favor, quiero que me confirméis que no existe ningún destino, que yo lo escribo según lo voy viviendo, y que nadie podrá jamás predecir mi futuro. Y ahora, viene el más difícil de todos: quiero que me encontréis a alguien que quiera enseñarme a bailar. Si pensáis que bromeo es que no me habéis visto intentarlo. Yo que vosotros, este lo dejaba para el final.

    ¿Podréis hacer algo? Ya sé que ésto no lo venden en los grandes almacenes, pero sólo porque no podrían ponerle un precio y se les jodería el negocio. Así que en ello os dejo. Os doy mil gracias anticipadas y, si queréis, quedaros alguno para vosotros.

                                                                Noe

Posdata: ah, se me olvidaban dos cosillas: dadle a Mafalda carne y hueso y hacedla embajadora de la ONU, y echad una pizca de optimismo por el mundo, que falta hace.

    Volver a la página principal