Pentaluz: Iluminación procedente de un candelabro de cinco velas.

    Ahora que llega la hora de mi muerte, en este lóbrego cuartucho apenas iluminado por un pentaluz, pienso si no habré desaprovechado mi vida por no haberle dicho que sí.

 

 

    En aquel lugar podían verse objetos en cinco dimensiones, algo tal vez increíble para el ojo humano, pero así era. Los colores de la escala cromática a la que estaba acostumbrado el ojo humano se multiplicaba por cinco, así como la distancia a la que podían verse con claridad las cosas. Si mirabas por un telescopio podáis llegar a ver otras galaxias cercanas a la nuestra. Y las personas podían verse las unas a las otras el alma, para desgracia de algunos, pero esos pocos no tenían mucho que hacer. La gente era sincera porque no podían esconderse las mentiras. Los enfermos eran curados rápidamente. Y todo, todo esto, era debido a la pentaluz que se originó después de que el sol se dividiese en cinco pequeños soles de igual dimensión.