El multidestornillador de mi padre es mágico porque cuando algo se estropea es capaz de arreglarlo. Y aunque parezca una mentira, mi papá ayer arregló la luna... ya se que él no es muy bueno todavía en su nuevo oficio. Por eso le han quedado tantos agujeros en la luna.

 

 

    Voy a coger mis útiles, porque estoy de reconstrucción mental. Usaré el taladro para agujerear mi conciencia, y acoplaré allí estantes llenos de recuerdos. Enmoquetaré los traumas y enmarcaré los buenos recuerdos, usaré un multidestornillador para quitar los paneles que ocultan mis buenas intenciones. Y cuando las reformas estén acabadas, quemaré con alcohol los restos sobrantes. No sea que alguien los recoja para reciclarlos.

 

   El cadáver presentaba un avanzado estado de descomposición. Alguno de los agentes más jóvenes tuvo que apartarse, agobiado por el hedor a carne putrefacta... El cuerpo apareció semidesnudo, con las manos atadas a la espalda y un profundo corte en el cuello. Le habían rapado la cabeza, bueno, más bien le habían arrancado el pelo a tirones, y en el pecho presentaba múltiples heridas ya resecas, como si le hubiesen apuñalado repetidas veces. Un veterano oficial dijo que eran agujeros como de punzones, pero la investigación posterior demostró que habían sido hechos con un multidestornillador, de esos que utilizan los electricistas. Así que, al final, había sido una asesinato corriente...