Quiero estar totalmente loca, perder los papeles y perderme, hacer locuras, loca. Ser una loca loqueando pero en este mundo de locos tengo que conformarme con mi minilocura.

 

   Vivo en el país del mínimo: mínimo paro, mínima inflación. no te creas, cuesta esfuerzo adaptarse. Aquí solo aceptan la Minilocura, y los baremos no están demasiado definidos. Porque... ¿Quien sabe marcar la diferencia? Yo solo distingo a la miniinteligencia y al minioptimismo. Visto bien, en realidad da asco ser mínimo. Lo que caracteriza a los humanos son las maxipalabras; las minipalabras solo sirven para volvernos a todos anodinos.

 

   - Verá, señor juez, que yo no hice nada malo, ¿sabe? Simplemente le pidí fuego a la moza, que andaba pidiendo guerra, con ese pantaloncito tan prieto...
- Limítese a los hechos.
- Sí, bueno, pues eso. Que le pidí fuego y l a tía me dijo que me diera fuego mi prostituta madre... No se si puedo decir puta...
- Diga lo que usted crea, pero cíñase a los hechos.
- Bueno, que no me dio fuego, la muy zorra.
- Protesto airadamente. Ha insultado a mi cliente.
- Aceptada. Por favor, absténgase de calificar a la demandante.
- Sí, sí... A ver, pues eso, que no me dio fuego, así que me entró una rabia, ?sabe? Una especie de minilocura y fue cuando la cogí de los hombros... pero yo no quería hacerla daño, sólo que me diera fuego.
- Y entonces, la pegó.
- No, que no.. fue un rebato de esos que me dio...
- Arrebato
- Eso. Un rebato. Una minilocura, ya le he dicho... Y bueno, igual si que se me fue la mano un poco.
- La golpeó usted en la cara.
- Pero muy poco, casi nada... Fue un mini...
- Minilocura...
- No... un minigolpe... si ni cerré la mano ni nada. Lo que pasa es que se puso a chillar como una loca...
- ¡Protesto!
- Letrado.. Déjele terminar su testimonio al acusado.
- No, señor juez, si no me excuso... le di un minigolpe pero debía tener poca fuerza la moza, porque se cayó al suelo.
- ¿Reconoce entonces que la golpeó?
- Sí, señor. Pero muy poquito, casi nada... Y fue una mini...
- Sí, una minilocura... Bien, le condeno entonces a pagar una minimulta y a pasar unos minidías en una minicárcel. Piénseselo mejor otra vez antes de dejarse llevar por una minilocura de las suyas...